Muy buenas a tod@s, espero que sigáis bien, uno va volviendo a la normalidad con la vuelta al trabajo, aunque se hace un día aún un poco extraño con esto de que los peques no tengan cole hoy… Mañana realmente volverá todo a la normalidad.

 

 Quiero aprovechar el día de hoy, antes de meternos en la faena del Pleno que tendremos el próximo miércoles, para reflexionar un poco sobre lo que fue el Día Internacional de los Derechos de la Mujer en Baza, ahora que han pasado tres semanas y que, por lo tanto, puede uno verlo con algo más de perspectiva y sin acaloramientos del momento, que no suelen ser buenos consejeros.

No me gusta mentir, no va conmigo, así que tengo que deciros tal como suena que la celebración/reivindicación del Día de la Mujer en Baza me decepcionaron profundamente. Es triste, pero es así. En un año en el que dicha fecha debiera haber sido central y de capital importancia, ya que los derechos de las mujeres se ven cada día más castigados, la precarización y la crisis les afecta aún más que a los hombres, vemos un repunte de actitudes machistas entre los y las más jóvenes y hemos sufrido un caso de violencia machista en Baza hace tan sólo tres meses (un caso con resultado de asesinato, casos tenemos muchos más, en torno a 150 denunciados, más los que haya sin denunciar) nos encontramos con una programación de actividades más reducida que nunca en años, poca reivindicación por no decir casi ninguna, y una representación institucional por parte del ayuntamiento muy por debajo de lo mínimo aceptable.

La iniciativa por parte del ayuntamiento se quedó en el reparto de unas flores en colaboración con los comercios locales a las mujeres que realizaban sus compras ese día. Qué queréis que os diga, pero creo que tenemos 364 días al año (en este caso 365, porque es bisiesto) para regalarles flores a todo el mundo. Pero que la manera de celebrar y reivindicar los derechos de las mujeres ese día sea perpetuar roles de género con el obsequio de una flor me parece cuanto menos torpe y alejado de los objetivos que se deben perseguir en este día. Según la web del ayuntamiento los comercios iban a ser seleccionados en base a su compromiso con la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, pero en la práctica participaron todos aquellos que lo solicitaron, sean o no ejemplares en la materia.

Es cierto que esto se vio en el Consejo de la Mujer, del que formo parte. Pero como bien saben las compañeras que forman parte del mismo, en demasiadas ocasiones le toca a uno ser el martillo pilón que no está de acuerdo con las propuestas que se realizan, y no puede estar uno peleando todos los temas en todos los momentos, ya que, además, creo que no puedo ni debo monopolizar los debates en el seno de dicho Consejo. Así que uno se centra en lo primordial, y deja pasar cosas en pos del “consenso” que después resultan, como es el caso, poco apropiadas siendo suaves.

De la representación institucional voy a decir poco, ya que me resultó patética. Un alcalde cuya presencia y actuación se limitó a visitar un par de comercios y repartir un par de flores (foto mediante) y que además lo hizo por no quedar aún peor, ya que su presencia en Baza se debía a que iba a acudir a la Misa del Día del Patrón de los bomberos (es decir, que cumplió dando un par de florecillas pero no es a lo que venía al pueblo) y después nada más se supo de él. Muy mal parada deja la apuesta del Ayuntamiento de Baza y su Equipo de Gobierno el alcalde de la ciudad por la igualdad efectiva entre mujeres y hombres cuando su actuación concreta y visible se limita a lo expuesto. Y ahí lo dejo, que no quiero calentarme más.

Por la tarde, un modesto pero emotivo acto por parte de las Asociaciones de Mujeres del municipio, Clara Campoamor y Amudima, que revistió de dignidad y reivindicación la jornada que, como digo, pasó sin pena ni gloria, más fijando estereotipos a desterrar que siendo positivo para la causa que nos movía. Sin embargo, de nuevo, alguien decidió desde el ayuntamiento que este acto, que aunque modesto era necesario y reivindicativo, y quería ser bien visible en los soportales del Museo, en la Plaza Mayor, debía celebrarse en el Salón de Actos del Museo, en teoría con la “excusa” de que podía hacer mala tarde. Lo llamo excusa porque, dada la cercanía de ambas ubicaciones, el traslado en caso de lluvia podía ser inmediato e improvisado… Más bien me parece, me temo, que alguien decidió “esconder” el acto de los ojos de la ciudadanía bastetana, haciendo que nadie que no fuera expresamente al acto pudiera verlo ni saber que se estaba celebrando. Otra decisión por parte de quienes gobiernan el ayuntamiento equivocada a mi modo de ver. La decisión debería haberle correspondido a las asociaciones, que eran las convocantes del mismo. Y no había causas objetivas para cambiar la ubicación del mismo. La única causa justificable hubiera sido la lluvia, pero no llovió. El frío (que no era mucho) no lo era, ya que el acto tenía una duración de apenas 15 minutos… Cada un@ que saque sus conclusiones.

Por último, me llama mucho la atención cómo se han hecho verdaderos juegos malabares para no mencionar el nombre de la mujer asesinada por su marido el pasado mes de diciembre en Baza. Me resulta indignante, y me parece que mal mensaje le damos a todas las bastetanas que están sufriendo esta violencia día a día. IU sí la nombra, lo hizo en diciembre sacando un comunicado y lo volvió ha hacer en su comunicado del 8 de marzo. Este Día Internacional de los Derechos de la Mujer en Baza no podía ser uno más, por una sencilla razón. Nos falta una. Nos falta Ramona Múñoz.

Un abrazo

Juanra


Tweets de @JuanraGil1

Opinión

Humor

Este portal web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede cambiar su configuración siempre que lo desee.